Ítaca

No quiero grandes viajes.
De hecho, no quiero salir de casa.
El mundo entero me parece extraño.
Sólo quiero volver a Ítaca.

No necesito grandes lujos.
Lo esencial a menudo cuesta poco.
Me repugnan la vanidad y la ambición,
en esta carrera de autos locos.

Sólo quiero volver a Ítaca, a casa;
ya no ser extraño, ni extranjero.
Estar de nuevo en el centro,
amarrar en puerto este velero.

Quiero sonreír a la cálida mañana,
saludar al rojo atardecer,
tan vivo, y encarnado,
¡y granate, y naranja, y morado!

Sentir la solas en mi piel,
oler el salitre en la brisa,
abrazar al sol con el corazón,
vivir día a día, sin prisa.

Y tropezar por la calle
a cada dos pasos, charlando,
riendo, soñando saltando…
y fundiéndome en abrazos.

No quiero historias de piratas.
De hecho, sólo quiero esta aventura:
Regresar, algún día, a Ítaca.
Vivir, amar y morir con locura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.