Ulises

Cuando Ulises, perdido en el mar, entre las islas del mar Egeo, anhelaba Ítaca, no lamentaba únicamente a Penélope y Telémaco. No, era algo mucho más grande, mucho más profundo, arraigado en sus entrañas.

Cuando, en sueños, hablaba con ellos, y paseaba entre casas y campos de trigo y olivos, y rebaños de ovejas… cuando saboreaba una copa de vino bajo las estrellas de las Islas Jónicas… entonces sentía que el mundo entero estaba bien. El Cosmos estaba alineado, y cada partícula en su lugar correspondiente. Toda vida y toda muerte tenía sentido.

No había nada de qué preocuparse, y nada más importaba; ninguna dificultad o problema merecía su inquietud, cuando Ulises soñaba con Ítaca.

Estar allí tan sólo, durante un momento fugaz. Compartir momentos a la vez insignificantes y únicos con su gente amada y añorada. En el lugar donde sus primeros recuerdos vieron el mundo con ojos borrosos pero nuevos, ilusionados y asombrados.

Volver a casa, al hogar: éste era el sentido último para Ulises, y el propósito de su aventura.

Creative Commons License
This work by Jorge Albaladejo. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.