Sueños de verdad

Hubo una guerra. Yo tenía un rifle, pero se disparó sobre mi cabeza, todas las balas usaban perfume. ¡Qué jodidas las promesas, qué difícil detener el viento susurrándole al oído!

Hubo una gran guerra, y yo estaba en el centro. Siempre en medio, siempre en todo. Llegué a creer que había algo por lo que luchar, pero realmente sólo era amor por la batalla. Así que todos los tiros iban en mi contra. Una bonita voz de una de esas chicas, seguramente bonita, que quieren comerse el mundo, cantaba sobre lo complicadas que son las cosas. So complicated, yeah.

La pregunta de siempre, formulada por la gente de siempre a la hora de siempre, pero siempre una historia distinta a las demás. Creí ver lo que anhelaba ver, después no quería creer lo que veía. Siempre supe cuánto sentía.

Odio despertar de un bonito sueño. Odio que me abandones con el alba. Odio imaginar flores que nunca son reales. A veces también odio a la verdad, porque no permite ser soñada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *