Rol

A la luz de las antorchas, el olor a ternero asado despierta el apetito. Las jarras de cerveza vuelan, brindan y celebran la última hazaña heroica. Cualquier excusa es buena para disfrutar un buen manjar, arropado por el calor del hogar y el olor de la leña ardiendo, escuchando fantasías y leyendas de labios de viejos borrachos.

El hechizo o música de los trovadores llena los oídos con las gestas de grandes guerreros, que en otros tiempos cambiaron radicalmente la historia de los Pueblos Libres, a fuerza de valor y metal, de virotes y de espadas.

Muchos apodos se le han dado al Señor Oscuro en esos poemas, pues ni el más insensato, o desequilibrado, de los seres mortales se atrevería a pronunciar su verdadero nombre. En una mesa, entre jarras y huesos mordisqueados, alguien habla de seres inmortales que por voz tienen melodía y danza por andares…. extraños guardianes de los conocimientos sagrados, protectores y alquimistas de encantamientos tan sutiles como extraños, casi divinos.

¡Cuántas grandes batallas que recordar… cuántos grandes héroes en cuyo nombre combatir la oscuridad… cuantos mundos por vivir, cargados de magia poderosa y traicionera!

¡Cuántas hazañas con que soñar durante horas, bajo el rol de un personaje de fantasía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.