Números

Los números se levantaron y comenzaron a pasearse. Se sentían solos y aburridos sin nadie que los sumara, ni tan siquiera los dividiera de tanto en tanto, así que decidieron salir a probar fortuna.

Algunas leyes abstractas soplaron a su paso, levantando una brisa que en ocasiones se tornaba vendaval, y se llevaba a muchos de ellos, arremolinándolos en torbellinos lógicos, arrastrándolos hacia otros lugares matemáticos mejores.

Los números fueron menguando en número, sin que valiese su redundancia. Día tras día, se enfrentaban a los problemas más complicados del libro de sus vidas, sufrían los más duros tormentos operadores. Derivaban su camino ambulante, se reintegraban cientos de veces por aquello de “la unión y la fuerza”, sin caer en la cuenta de que la fuerza les hacía derivar dos veces el camino que obtenían en claro con una única integración.

A pesar de todo, los números siguieron avanzando. Cuanto más restados, más se fraccionaban para paliar su déficit. Aquel dios-ley-gente de allá arriba los torturó de mil maneras, pero ellos siempre aguantaron estoicamente.

Hoy, tienen un monumento en cualquiera de las revistas de ciencia y tecnología que lees en la peluquería mientras comentas a tu amiga Paquita lo del vecino de la tercera, que ha decidido a sus treintaytrésytantos salir del armario ropero de su habitación.

Cada obsesivo con lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.