Las hadas duermen muy poco

Los primeros días todo tiene su gracia, supongo; las expectativas cabalgan a lomos de tiranos con prisas, aunque después la situación comienza a perder sentido. Al principio sus pupilas son espejos de Narciso, y cada contorno suyo la máxima expresión del artista que alguna vez anhelamos llegar a ser.

Pero esas vagas sensaciones se acaban desvaneciendo como una bocanada de aire cuando respira sobre mi cuello, como un dulce beso acaba tornándose invisiblemente frío cuando cruza la escasa distancia que nos separa. Las hojas del calendario son inútiles en año nuevo.

Escuché la historia de un tipo tan cobarde, que cortaba los filetes con cuchara, imagínate qué paciencia. También he conocido a un par de idiotas que bailaban rocanroll tan pegados que no se atrevieron a tocarse. Es jodido ser invadido constantemente por ilusiones, aunque no lo es menos disfrazar la realidad con sonrisas de amistad. Suena a estúpido vivir con la maldita esperanza de intentar respirarte, pero a veces una decisión tan sencilla es un arma química en potencia. Y su destrucción suele ser lenta, aunque sutilmente placentera.

Algún día esta página quedará archivada en algún estante, entre recetas de cocina turca y planes de futuro que quedaron en el pasado, entre frascos de sal y pimienta, y salsa barbacoa sueca. Pero hoy, aún saboreo el aroma de sus labios, la belleza de sus dedos (esos, que aún no se han cruzado con los míos), el rumor de su sonrisa.

Aún detengo el mundo en ese instante en que algo era perfecto, las farolas esculpían su cuerpo, los autobuses no existían, las miradas hablaban y los relojes jugaban al poker con mi tiempo. Saldré a buscarla en sueños, aunque un niño perdido me dijo que las hadas duermen muy poco.

2 opiniones en “Las hadas duermen muy poco”

  1. Creo que nunca te he dado las gracias por éste, así que gracias, nunca llegarás a saber lo que significó para mí, entre otras cosas porque éste es uno de los regalos más bonitos que me han hecho nunca. GRACIAS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.