El alba

Hay un lugar donde van los soñadores que han dejado de soñar. Donde las finas cuerdas de la esperanza huelen a guitarra. Hay una razón por la que las musas casi siempre son mujeres, y casi siempre son hermosas. Hay jardines vacíos llenos de gente, y de música. Peter Pan era un niño que reía y daba palmadas, y un hombre que luchaba contra malvados piratas. Existen lugares llenos de poesía, de melancolía. Hay lugares que están llenos de ti.

Algunos hilos tejen redes, y algunas redes abrigan en invierno. Otras son raíces, y casi todas están hechas de sueños. Se han escrito muchos cuentos sobre caminos y apenas sobre llegadas. No hay romance sin noche estrellada. No hay novelas sin alguna gente buena, ni alguna gente mala. Todo es distinto con el frescor de la mañana. El mundo entero cambia a la luz de las velas.

Continuar leyendo “El alba”