Como una estrella

A sus quince años aún no sabía bien de qué va todo esto. Algunos le dijeron que tenía una vida por delante, y de hecho echaba de menos muchas sensaciones que aún no había experimentado. Sin embargo, cuando se levantaba por las mañanas, y antes de acostarse, siempre pensaba que ya había vivido demasiado.

Pasó algunos años empeñado en descubrir todo aquello que le faltaba por saborear, así que comenzó a andar mirando el suelo, y cambió las estrellas del cielo por las de las aceras de Hollywood. En poco tiempo, se sabía todos los nombres que necesitaba saber para alcanzar el firmamento, y se convirtió en un chico famoso. Conoció a una chica muy guapa, él pensó que debía probarlo todo, y ella que aún le quedaban cosas por disfrutar, así que decidieron quererse un poco.

Continuar leyendo “Como una estrella”

Sonrisa

Es preciosa. No es una chica guapa cualquiera, vulgar y del montón. Quiero decir que es una de esas promesas que, cuando la ves aparecer, antes de que puedas mover los labios ya te ha dejado claro que nunca estarás a su altura. Ella es una de esas soñadoras que navegan entre bloques de hielo con un buque de cristal. Una de esas chicas duras que, antes de perder una lágrima, ya te ha metido una bala de plomo entre las cejas, y otra de oro en el corazón.

Continuar leyendo “Sonrisa”